jueves, 23 de marzo de 2017

SALVAR


Librar de un riesgo o peligro, poner en seguro.

Laura se sumergió bajo el agua de la atestada bañera en busca de la paz que la superficie le negaba. Veintisiete años tenía y aún no había aprendido la lección: no se debe confiar tu corazón a cualquiera. Cuando volvió a la superficie, respiró hondo. Sus lágrimas se confundían con las gotas de agua aromatizada en las que intentaba ahogar su decepción y su dolor. Entonces, como bajada del cielo, entre vapores celestiales, la lista de reproducción llegó a Save Myself de Ed Sheeran.

"And before I love someone 
else, I've got to love myself".
I gave all my oxygen to people that could breath (Le dí todo mi oxígeno a gente que podía respirar). Era la primera vez que Laura escuchaba esa canción y la primera frase la cautivó de una manera que ninguna otra había conseguido. La melodía impregnó hasta el último centímetro del pequeño baño del apartamento de la muchacha, creando una atmósfera de paz e intimidad que la hizo reflexionar e interiorizar cada verso de la canción. I drove miles and miles but would you do the same for me? (Conduje millas y millas pero ¿habrías hecho tú lo mismo por mí?). A medida que los versos y la melodía avanzaban se dio cuenta de que no era simplemente una canción, era su canción. Había recorrido no solo millas, había recorrido horripilantes senderos entre la dignidad y la humillación y se había tragado el orgullo en demasiadas ocasiones, aún a sabiendas de que ella jamás sería tratada de la misma manera. And all the ones that love me, they just left me on the shelf. No farewell. (Y todos los que me amaban me dejaron en el estante. Sin despedidas). Había confiado tantas veces, regalado su cariño incondicionalmente a aquellos que simplemente le regalaban promesas vacías... Todos y cada uno de ellos la habían abandonado, olvidado en una repisa como una planta mustia a la que nadie quería regar, haciéndola sentir pequeña y sin valor... So before I save someone else, I've got to save myself. (Antes de salvar a alguien más, tengo que salvarme a mí). Ed Sheeran tenía razón, para poder salvar a alguien, para poder ayudar a alguien, primero debes ayudarte tú. Había gastado todas sus reservas de energía intentando hacer felices a los demás sin ni siquiera recordar que ella también tenía derecho a ser feliz. And before I love someone else, I've got to love myself (Y antes de amar a alguien más, tengo que amarme a mí). Y, definitivamente, para poder amar a alguien, primero debes amarte y respetarte tú. 







Aquí tenéis la canción de la que se habla en el texto:

4 comentarios:

  1. Me gustó muchísimo. Muy buena escritura.

    ResponderEliminar
  2. Me alegro mucho de que te haya gustado :)

    ResponderEliminar
  3. muy lindo y muy real ,a mi me pasa a menudo de encontrar en canciones palabras y frases que parecen acomodar en la vida de uno, por distintas circunstancias ya sean alegres o no.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que a todos nos ha pasado. Al fin y al cabo las canciones narran historias y toda historia puede ser vivida. Es, precisamente, ese momento de conexión con la canción lo que la vuelve única y mágica. Un saludo y gracias por comentar Marcela! 🤗

      Eliminar